La realidad de los juzgados electrónicos: el ministerio se vuelca pero las quejas no cesan

lexnet2015

Abogados, procuradores, jueces y fiscales no hablan de otra cosa en los últimos tres meses. La implantación del sistema de comunicaciones telemáticas LexNet y sus herramientas homólogas en Cantabria, Cataluña, País Vasco y Navarra han levantado ampollas entre los profesionales de la administración de justicia, que desde el 1 de enero están obligados a utilizar estos sistemas electrónicos.

Magistrados, letrados y hasta la fiscal general del Estado se vienen quejando abiertamente de estas aplicaciones informáticas que, a su juicio, no hacen más que ralentizar aún más los procesos judiciales. Prueba evidente de ello es la denuncia que puso la Policía al futbolista del Real Madrid James Rodríguez por no detener el vehículo cuando los agentes le dieron el alto tras superar el límite de velocidad, infracción por la que fue sancionado con 10.000 euros.

La Policía interpuso su escrito de denuncia horas después de tener lugar lapersecución por plena M-40, el mismo 1 de enero -día en que entró en vigor la obligación de usar LexNet-, pero no fue repartido a un juzgado hasta casi dos meses después, cuando antes apenas se hacía este traslado en entre siete y 10 días.

Sin embargo, no todo son sombras en la imposición de un sistema electrónico por otra parte necesario para la Administración de justicia. Desde el pasado 1 de enero y hasta el 18 de marzo, según datos del propio Ministerio de Justicia, han tenido lugar 12,5 millones de notificaciones electrónicas en los juzgados españoles, casi un 20% más de las que tuvieron lugar en el mismo periodo del año anterior, cuando aún no era obligatorio hacerlas a través de LexNet, aunque sí voluntario.

La cifra es valorada de forma “positiva” por el departamento que dirige Rafael Catalá, que considera que “el sistema está funcionando bien en la mayor parte del territorio”. Desde Justicia entienden que este es “un camino sin retorno” y que el plan papel cero avanza hacia la “plena tramitación electrónica de los procedimientos judiciales”.

En el mismo lapsus temporal -del 1 de enero al 18 de marzo-, continúan las fuentes consultadas, se han presentando 250.000 escritos iniciadores(denuncias, demandas, querellas…) vía telemática (único modo posible de hacerlo ahora), 27.000 más que en el mismo periodo del año anterior, cuando aún era opcional hacerlo de forma electrónica. Además, en lo que va de año se han presentado 1,25 millones de escritos de trámite, medio millón más que entre enero y marzo de 2015.

Según explican desde el ministerio, la utilización de LexNet permitirá ahorrar tiempo en el momento en que esté funcionando a pleno rendimiento, ya que estará disponible las 24 horas del día. En ese momento, además, defienden en Justicia, el sistema electrónico “acortará los tiempos de tramitación”, pues de los 60 días que antes se tardaba de media en presentar escritos, se pasará a 19. En los dos primeros meses del año, estiman desde el departamento dirigido por Catalá, la Administración ha ahorrado 93 millones de euros en papel, impresoras, tóner y tiempo de trabajo de los funcionarios.

Este mundo ideal, sin embargo, aún está por llegar, ya que la realidad es que actualmente son múltiples las incidencias que presenta el sistema. El ministerio, de hecho, admite que “la mayor parte de ellas tienen que ver con la sobrecarga del sistema LexNet en algunos tramos horarios”, así como con la “lentitud del mismo cuando hay una sobredemanda de peticiones”. Justicia defiende que ha puesto en marcha un “plan de choque” para mejorar el funcionamiento y que ya ha implantado el 60% de las 23 medidas que contenía. Añade que ha creado “comisiones provinciales de seguimiento” para detectar problemas y que ha puesto en marcha ya “experiencias piloto para incorporar el sistema al orden penal”.

En el marco de estos planes de seguimiento, Catalá se trasladó la pasada semana hasta los juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid. En lo que fue la primera visita que hacía un ministro en los últimos 20 años a la sede de los juzgados de instrucción, el responsable de la Administración de Justicia comprobó ‘in situ’ el desarrollo de su plan papel cero tanto con el decano de los jueces de Madrid, Antonio Viejo, como con algunos profesionales del registro que manejan a diario la herramienta informática, quienes aseguraron -según fuentes del ministerio- ir dominando poco a poco la aplicación.

La percepción positiva del ministerio en relación con las incidencias, sin embargo, no coincide con la visión que tienen los que trabajan día a día con Lexnet consultados por El Confidencial. Estos últimos aseguran que aún hay problemas pendientes de solucionar, como la “imposibilidad” de “devolver escritos enviados por error a un órgano judicial inadecuado”, “eliminar los ya descargados” o “repartir personaciones que todavía no tienen un rollo asignado”.

Los profesionales se quejan también de la “insuficiente capacidad” de la herramienta, que apenas cuenta con 10 MB de almacenamiento, lo que quiere decir que si alguien presenta un escrito que pese más de ese tamaño, este no es recogido actualmente por el sistema. También protestan por el necesario cotejo de los documentos que se presentan vía telemática y en papel, que “ralentiza el trabajo” y ha dado lugar, “en algunos casos”, a nulidades. A veces, paradójicamente, incluso se ha llegado a incrementar el gasto en papel, dado que los escritos luego son impresos en los órganos judiciales.

Desde el mundo de la judicatura, también advierten fallos en la integración del anterior sistema informático con el actual. “Han surgido otros problemas”hasta ahora inexistentes, aseguran, como que a veces no se actualiza la información, faltan marcas que indiquen que se han leído o impreso los escritos, etc.

En Madrid, donde se ubican los juzgados que visitó Catalá la semana pasada, es generalizada la falta de formación en el manejo del sistema. O así al menos lo denuncian los que trabajan con la herramienta. En los juzgados de lo social de la capital de España, además, no utilizan LexNet “por la falta de tarjetas”. En los juzgados de primera instancia se quejan de la “lentitud” de la aplicación. Denuncian que a fecha 9 de marzo, el registro y reparto de demandas civiles había cursado hasta el 12 de febrero, casi un mes antes.

La mayoría de los juzgados de instrucción de Madrid, continúan las mismas fuentes, no recurren a LexNet porque aún usan el anterior sistema, los juzgados de menores también siguen la vía tradicional, los de lo mercantil sí se apoyan en la herramienta aunque critican que genera “inseguridad”, los de lo penal no lo utilizan porque argumentan que no tienen la formación para hacerlo ni disponen de tarjetas, tampoco lo usan los de violencia ni los de vigilancia penitenciaria ni los de lo social.

En el resto de la Comunidad de Madrid, según fuentes judiciales, ni los juzgados de Alcalá de Henares, Alcorcón, Aranjuez, Collado Villalba, Colmenar Viejo, Fuenlabrada, Leganés, Móstoles, Parla, Pozuelo y San Lorenzo del Escorial practican actos de comunicación vía LexNet debido fundamentalmente a la falta de formación o a la incompatibilidad con sistemas anteriores.

Fuente: elconfidencial.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s